3 DIMENSIONES
QUE COMPLETAN LA TRANSFORMACIÓN

Un sistema es un conjunto cuyos elementos que afectan al todo del cual forman parte (ejemplo: en el cuerpo humano, si algo anda mal con el corazón, esto afecta al resto del cuerpo).

Estos elementos no actúan por sí solos, actúan en armonía unos con otros; son interdependientes.

Dimensión humanista

Dimensión Humanista

Dimensión sistémica

Dimensión Sistémica

null

Dimensión Transorganizacional

En los sistemas, los elementos no pueden formar subgrupos. Cada elemento se halla involucrado en las actividades del otro (ejemplo: por bien que lata un corazón, no puede hacerlo por sí solo). Si un elemento sale del sistema, éste pierde algo. Al mismo tiempo, cada sistema posee un potencial que ninguna de sus partes tiene.

En los sistemas, el todo es más grande que sus partes. Si se desmantela un sistema, pierde sus características esenciales; no se puede comprender un sistema descomponiendo sus partes, estudiándolas, y tratando así de adquirir una visión del todo. Por tanto, el pensamiento sistémico es necesario para comprender realmente un todo; es decir, analizar e intervenir directamente desde el conjunto, y no sólo desde cada una de sus partes.