¡No existen píldoras mágicas! Solo existe una organización que se responsabilice de su propia transformación. Es trabajo y compromiso.